top of page

Profile

Join date: Jun 8, 2024

About

En resumen, el concurso de acreedores es un procedimiento legal que permite reestructurar o liquidar las deudas pendientes de una empresa o persona física que no puede hacer frente a sus obligaciones. Es una medida de protección tanto para el deudor como para sus acreedores, ya que permite una solución ordenada y equitativa para el pago de las deudas pendientes. En caso de necesidad, es importante contar con el asesoramiento de un abogado especializado en este tipo de procesos para garantizar el éxito de la negociación y proteger los intereses del deudor y sus acreedores. Un concurso de acreedores es un procedimiento legal que se inicia cuando una empresa o persona física no puede hacer frente a sus deudas y necesita reestructurarlas o liquidar sus bienes para pagar a sus acreedores. Es una medida de protección tanto para el deudor como para sus acreedores, ya que permite una solución ordenada y equitativa para el pago de las deudas pendientes. El concurso de acreedores puede ser solicitado por el propio deudor o por uno o más de sus acreedores, que consideran que el deudor no puede hacer frente a sus obligaciones y necesitan proteger sus intereses. Una vez iniciado el proceso, se abre un período de negociación y reestructuración de las deudas, en el que se busca alcanzar un acuerdo entre el deudor y sus acreedores. Si no se alcanza un acuerdo, se procede a la liquidación de los bienes del deudor para pagar las deudas pendientes. Encuentra aquí los mejores abogados concurso de acreedores. Un concurso de acreedores puede ser voluntario o necesario. El concurso voluntario es solicitado por el propio deudor, que considera que no puede hacer frente a sus deudas y decide someterse al proceso de reestructuración o liquidación. El concurso necesario, por otro lado, es solicitado por uno o más de los acreedores del deudor, que consideran que el deudor no puede hacer frente a sus obligaciones y necesitan proteger sus intereses. Una vez iniciado el proceso de concurso de acreedores, se suspenden las ejecuciones judiciales en curso y se establece un plan de pagos para los acreedores. En el caso de que se alcance un acuerdo con los acreedores, se puede establecer un plan de reestructuración de las deudas, que permita al deudor mantener su actividad económica y hacer frente a las obligaciones pendientes. Si no se alcanza un acuerdo, se procede a la liquidación de los bienes del deudor para pagar las deudas pendientes. +Info: abogados especialistas en sociedades

gimenezsalinas

More actions
bottom of page